• Mi blog...

    domingo, marzo 30, 2014

    La inevitable inflación 2014

    No existen indicios para suponer que la inflación del año 2014 será inferior a la que se experimentó durante el año 2013. 

    La inevitable inflación 2014 - www.rjgm.net

    Las acciones de control legislado de la economía (control de precios, control de cambio, control de márgenes de ganancias) que ha ejercido el gobierno no tienen un efecto definitivo sobre los niveles de precios. Hubo un cierto "destello" coyuntural, en diciembre se produjo un "bajón" en la velocidad de los precio, especialmente en algunos bienes de demanda elástica; pero, al final, este efecto se diluyó en la tendencia secular creciente de los precios. 

    La razón es que la especulación no es la causa de la inflación sino un determinante. Si se eliminara, simplemente la inflación sería de otra naturaleza, pero no desaparecería.

    ***

    Discurriendo, pudiéramos esperar para el 2014 una variación del índice de precios entre 56% y 66%.  

    Al momento de escribir estas líneas, el INPC en base a los meses de enero 2014 (3,3%) y febrero 2014 (2,4%) proyecta una variación de precios anualizada de 40%. Sin embargo, hay que considerar que estos son los meses de menor demanda. El año pasado, para el mismo periodo se anualizaba una inflación de 33% (enero 2013=3,3% y febrero 2013=1,6%), y cerró finalmente en 56%. Nótese que este año ya hay un marcador tendencial de 7% por encima, respecto al año pasado.

    (Un posible repunte inflacionario durante los meses de marzo, abril o mayo 2014, ya pronto a confirmarse, avalaría más esta hipótesis).

    ***

    Las principales causas de la persistencia de la tendencia inflacionaria son: (a) La imposibilidad de lograr que el PIB crezca por encima del 2% anual. (b) El extenso conjunto de subsidios (en forma de misiones) y otros gastos sociales. (c) El consecuente déficit fiscal, que obliga a la emisión de dinero inorgánico, a pesar de la devaluación. (d) El enfriamiento del mercado petrolero mundial; (e) El control de cambio, a pesar de las reformas y (f) La inercia inflacionaria. 

    Las políticas de rectificación de la tendencia inflacionaria deben basarse en: (a) hacer crecer la oferta de bienes. Para esto es necesario que la economía venezolana tenga un crecimiento económico más o menos parecido a los promedios regionales, es decir que el PIB crezca entre 3% y 5%. Lo anterior no se logra sin atraer inversiones (ojo: inversiones directas, no inversiones de cartera). Para eso debe existir un marco de seguridad financiera, jurídica, política y social que está lejos de alcanzarse. (b) Por otro lado, hay que restringir la demanda, dejando de emitir dinero inorgánico. Lo anterior pasa por regular y controlar mejor los sistemas de subsidios y ayudas sociales, incluso eliminando las que hayan de eliminarse; pero está también lejos el momento en que alguien esté dispuesto a pagar el costo político de esta medida remedial. (c) Consecuentemente, hay que devaluar más, de ser posible liberar progresivamente el tipo de cambio.

    Este último punto es crucial y merece una discusión aparte, porque la sobrevaluación del bolívar implícito en el régimen cambiario venezolano, a pesar del SICAD 2, no es suficiente para corregir el déficit fiscal (lo que seguirá obligando al Gobierno a emitir dinero inorgánico, que sabemos es inflacionario). Una devaluación subiría los precios de los bienes en el corto plazo (efecto ajuste), pero a largo plazo tendría un efecto parcialmente antiinflacionario. 

    Lo grave es que la política económica no va en esa dirección, sigue navegando hacia el precipicio ideológico del socialismo del siglo XXI.

    -


    No hay comentarios.:

    Publicar un comentario


    Lo + de la semana

    Lo + del mes

    Lo + del año