• Mi blog...

    jueves, junio 26, 2014

    Gerencia: Importancia y beneficios de la planificación

    Gerencia: Importancia y beneficios de la planificación - www.rjgm.net

    Carmen Yrene Bermúdez
    /Para www.rjgm.net/

    Cuando hablamos del proceso administrativo, nos referimos a un conjunto de fases (planificación, organización, dirección y control) altamente relacionados e imprescindibles unas de otras, que aseguran el éxito de una gestión.  Se observa que la planificación es la primera, y quizás, más importante de estas fases, en principio porque determina hacia dónde va la organización, cual es la dirección de la gestión, cuales son los objetivos puntuales a alcanzar y con qué medios hacerlo.  Con la planificación definimos una visión del futuro organizacional, al cual podemos acceder si cumplimos ciertos pasos: los planificados.

    La planificación es importante porque es el punto de partida de todo el proceso, esto lo transforma en esencial y determinante del éxito. Si es ineficiente o inadecuada, los objetivos de la organización no se alcanzarán; si es buena y adecuada, lógicamente las acciones que desarrollará la gerencia serán las correctas y esto conducirá a una mayor posibilidad de éxito.

    Sin una buena planificación, fallaría la organización porque es el plan que dice como deben disponerse los recursos, tampoco tendríamos una dirección exitosa ya que las metas y la forma de alcanzarlas se establecen en el plan, y mucho menos tendría sentido el control que es esencialmente una comparación entre lo planificado y lo ejecutado.

    En cuanto a los beneficios, la buena planificación permite el desarrollo y sostenibilidad de cualquier organización, puesto que determina el “que” (metas), el “como” (métodos y procesos) y el “con qué” (recursos) se logran los objetivos. Adicionalmente, permite establecer las bases operativas de la empresa y hacerlas además comunicables, a través del documento del plan. Con la planificación se reduce la improvisación, porque se basa en hechos objetivos, no en intuición y emociones (elimina el empirismo), lo cual redunda en una mejora de la eficiencia.

    La planificación también ayuda a reducir la incertidumbre, permite prever los riesgos, debilidades y amenazas para atenderlas sistemáticamente, así también permiten identificar las fortalezas y oportunidades para aprovecharlas. Aunque los planes no eliminan el azar, aumentan las probabilidades de que el futuro de la organización sea parecido al vislumbrado por la gerencia.

    Los planes en sí mismo no son garantía de éxito, deben venir acompañados de efectividad en las otras fases del proceso, pero un buen plan prepara a toda la organización para enfrentar las dificultades que se les puedan presentar, especialmente las contingencias, tanto internas como externas. Los planes también sirven para insertar a la empresa en el ecosistema que le rodea, haciéndola funcionar como un sistema abierto, adaptable, competitivo y exitoso.

    La racionalidad implícita en el proceso de planificación encadena el presente (la gestión) de la organización con su futuro (la visión), dictaminando las directrices que permiten un proceso de acción y transformación para la mejora continua y el logro de los objetivos. Así el plan se transforma en la carta de navegación de la gerencia.

    Para el profesional de la administración, la planificación es una herramienta imprescindible en su trabajo cotidiano, por una parte facilita su labor ya que minimiza los problemas reales y potenciales a los cuales debe enfrentarse; por otra parte, incrementa sus resultados mejorando el rendimiento de esfuerzo, tiempo y recursos.

    Un gerente tiene en la planificación el mejor instrumento para identificar, medir y evaluar los cursos de acción alternativos que le lleve a tomar las mejores decisiones.

    -

    No hay comentarios.:

    Publicar un comentario


    Lo + de la semana

    Lo + del mes

    Lo + del año