• Mi blog...

    sábado, octubre 10, 2015

    La suspensión del inicio de actividades en la UDO

    "Sentimientos encontrados", esta es la primera frase que se me viene a la mente cuando miro en retrospectiva y me encuentro levantando la mano en apoyo al "no inicio de actividades académicas" como protesta en contra del ese leonino, incoherente y absurdo segundo contrato colectivo universitario (en lo siguiente 2CCU). Como muchos otros de los que estábamos en la Asamblea, yo no quiero una universidad cerrada; pero entiendo que seguir aceptando pasivamente la destrucción sistemática de la institución es un acto de degeneración personal..


    Este jueves pasado, los profesores pertenecientes a la APUDONS, por fin pudimos tener nuestra Asamblea, era la tercera convocatoria y el asunto a tratar era ese oscuro instrumento de destrucción: el 2CCU.

    Las condiciones físicas del lugar eran un tanto indeseables, con el aire acondicionado no funcionaba, justo cuando una ola de calor estaba azotando a Cumaná. Estar allí era un sacrificio. El Miniauditorio de la Asociación, hasta hace poco uno de los mejores lugares que tenía este núcleo universitario, hoy lucía tan deteriorado como cualquiera otra de sus instalaciones.

    A pesar de los pesares, la gente siguió llegando, agrupándose, sentándose y la sala se hizo insuficiente.

    El tiempo pasaba, lo que debió comenzar a las nueve de la mañana comenzó casi una hora después.
    La gente no se retiraba. La asistencia leudaba. A mí no me quedó más remedio que quedarme de pie, como otros, cerca de una puerta lateral.


    Al fin comenzó la reunión. La nota discordante se dio desde el comienzo. Me parecía increíble que en una Asamblea de profesores la ignorancia fuera lo primero que se mostrara. El único y lógico primer punto de toda asamblea después de las formalidades de inicio, la discusión de la agenda, era negada por algunos pocos. Más increíble era el argumento: "la asamblea no se convocó sino para un punto predeterminado y no podía cambiarse". ¿Es que una convocatoria puede subordinar a la asamblea?. Sin embargo, la inteligencia encontró en la mayoría, por lo menos esta vez, la forma de derrotar al absurdo. Finalmente la agenda se discutió y por  disposición de la mayoría fue modificada.

    El abstracto punto único a discutir: "la 2CCU", mediante meiosis democrática, se transformó en un par de puntos más tangibles. El primero, palabras más palabras menos, repudiar la 2CCU (disculpen la manera tan sintética como lo expongo), y el segundo punto era decidir si nos adosabamos a la medida de protesta de la FAPUV (que es la Federación a la cual pertenece la APUDO, a la cual pertenece a su vez la APUDONS, ¡¿Así o mas encadenados?!); es decir, decidir si se suspendía el inicio de actividades docentes.

    Inició el derecho a palabras.

    Entonces ocurrió algo un poco inesperado. La intervención del presidente de un sindicato alternativo de profesores, que aseguraba ser miembro de la APUDONS (dualidad de dudosa legalidad, lo cual no es importante en la Venezuela del Siglo 21). A duras penas pudo leer su declaración, la gente no quería escucharlo, no era de nuestro interés la postura de su organización. Aunque pensé que la vía más corta para superar sus intenciones era darle luz verde y seguir luego con lo nuestro (es decir, yo lo hubiera dejado tranquilo), la gente siguió tratando de no escucharlo. No me agradó la conducta de la mayoría y al expositor menos. Entonces se retiró, no sin antes hacer un llamado a sus seguidores para abandonar la sala... Me sorprendió su valentía, de repente me imaginé a una parte importante de los asistentes salir... pero no, nada, todo pareció seguir igual. Lo único que se sintió de este acto fueron los gritos e improperios que lanzaron los tres o cuatro que se retiraban con el.

    Comenzaron las participaciones pertinentes.

    Hablaron Carmelo, José Luis, Mario, Emilia, Teresita, Hernando, Nestor y otro montón más, a los que no les quedará mas remedio que disculparme no poder nombrarlos. A estas alturas yo me preguntaba si esta plenaria era consona con los nuevos tiempos, altamente informatizados. ¿Habrá alguna información acá que ya no se conozca con anterioridad por las redes sociales?.

    El abanico de argumentos fue enorme...






    Procedimos a votar lo que yo sintetizo como una manifestación de repudio a la 2CCU. No me fue posible visualizar brazo alguno que no estuviera levantado. Supongo que eso fue unánime.

    Pasamos entonces al segundo punto. Previo, se me engatilló un derecho de palabra respecto al punto anterior, al cual renuncié en favor de la celeridad de la Asamblea (Después de escuchar a Teresita pedir premura, con toda razón).

    En este segundo punto también abundaron argumentos, nos regodeamos en las repeticiones, pero cada uno describía un angulo distinto de la misma realidad: este es un contrato leonino, ineficiente y violador de los derechos que los profesores hemos adquirido en el tiempo, por tanto inaceptable. Lo mas destacable de esta parte, y que a mi entender fue el gran aporte de la mañana fue la forma como implícitamente se calificó a la inacción (la que muestran otros gremios que hablan de "otras vías" para corregir las aberraciones económicas del 2ccu). Esta es totalmente equivalente a la aceptación. Esos que dicen no estar de acuerdo con las condiciones de esa contratación pero tampoco con "tomar medidas" para reabrir el proceso de negociación fueron los firmantes y "validantes " del 2CCU, auto-abrogándose nuestra representación en la discusión de ese instrumento.

    Los conformes (o conformistas) hablan de otras formas de negociación, pero no son capaces de decir cuales son, ni como piensan piensan hacer para que el Gobierno los escuche (seriamente).

    Total, llovió sobre mojado otra vez, gotas de anécdotas personales, gotas de comparaciones de realidades epocales (digamosle así) y hasta gotas de discursos parecidos a los libros de autoayuda (ups, no puede faltar lo cursi) se dejaron escuchar.



    Finalmente, la mayoría de los presentes comenzó a exigir que se votara este punto, derechos de palabras de última hora retardaban la decisión. Asuntos que quedaban pendientes salieron a la palestra, como la legalidad de la eventual paralización y las miserables condiciones del Nucleo Sucre de la UDO, por poner ejemplos. También, claro, se coleó algún discurso en defensa del indefendible 2CCU.

    La mañana se estaba agotando.

    A estas alturas sentí que cada uno de nosotros iba a hacer lo que había ido a hacer, nadie en la asamblea cambió de postura, ni los de a favor, ni los de en contra. Seguían los gritos pidiendo "voto"... luego se armonizaron, se transformaron en un coro: el pedido unisono de voto, que solo podía ser sucedido del acto de votación.

    Así fue, votamos.


    En la foto puede verse el proceso de conteo que realizó el Profesor Rafael Diaz, la cantidad de manos alzadas hacía innecesario esto; sin embargo la formalidad se cumplió como es debido. El resultado arrojado fue un aplastante 176 votos a favor del "no inicio de actividades". Los brazos que se alzaron en favor del conformismo fueron apenas seis.

    Apartando los sentimientos, actuando según me dicta la razón, levanté la mano. Y la volvería a levantar, no porque la universidad deba ser cerrada, sino porque debe ser salvada y para salvarla, y salvarnos los universitario, hay que hacer un sacrificio.

    -

    No hay comentarios.:

    Publicar un comentario


    Lo + de la semana

    Lo + del mes

    Lo + del año