• Mi blog...

    martes, enero 10, 2017

    ¿Qué pasó con el salario mínimo real en 2016?

    Con el reciente y controversial aumento del salario mínimo, el debate sobre la política salarial y su incidencia en el poder de compra de los ciudadanos vuelve a saturar los espacios de discusión.


    Uno de los aspectos más preocupantes para la población venezolana es la perdida del poder adquisitivo. Este está representado por el salario real, una variable que considera la relación que existe entre lo que ganamos y lo que nos cuestan los bienes y servicios. En ambiente inflacionario el salario real disminuye (o lo que es lo mismo, el salario nominal no aumenta a un ritmo superior que los precios).

    Para comprender esta variable debemos conocer que en economía se usan dos tipo de magnitudes, las aparentes (o nominales) y las reales (o corrientes).

    Como muchos habrán notado, su salario va aumentando cada año; pero cada día es menor la cantidad de bienes que compran. En síntesis, ganan más pero compran menos.

    Veamos un ejemplo con mangos y monedas. Supongamos que en una economía hace un año los mangos costaban una moneda (1 m) cada uno y usted tenia un salario de 10 monedas (10 m). Entonces con su salario podría comprar los 10 mangos.

    Si hoy salario se duplicara nominalmente (pasara a 20 m) y los mangos mantuvieran los precios (1 m), usted podría comprar el doble de mangos o podría comprar los mismos diez mangos con la mitad de su salario. Es decir su salario real se duplicaría, pero no porque nominalmente es el doble de dinero, sino porque permite comprar el doble de mangos.

    Pero si la situación fuera otra, si su salario nominalmente se duplicara (pasara a 20 m); pero el precio de los mangos se cuadruplicara (pasara a 4 m), usted podría que comprar solo cinco mangos, aun con el salario nuevo. Por tanto, su salario nominal habría aumentado 100% y el salario real habría disminuido en 50% (compra la mitad de los mangos). 

    El asunto en la segunda situación es que la variación de los precios de los mangos fue mayor que la variación del salario nominal.

    En este post pretendo evaluar esa pérdida del salario real que ocurrió durante el año 2016.

    Me enfrento al grave problema de no contar con una de las variables fundamentales para este análisis: el INPC (Índice Nacional de Precios al Consumidor), que recoge las variaciones de los precios. Si contara con esa información el asunto sería muy fácil, una simple deflactación del salario nominal y según la pendiente de la serie resultante verificaría si el salario real aumentó (positiva) o disminuyó (negativa) ese año.

    Para resolver esta carencia cuento* con una batería de escenarios hipotéticos del comportamiento de los precios que si bien no me van a permitir deflactar, me pueden permitir la comparación gráfica entre la variación (probable) de los precios y la variación conocida del salario mínimo. Agrupo estos escenarios en tres tipos:

    Escenarios optimistas. Acá presento dos escenarios. Uno (escenario rojo) la inflación durante 2016 alcanzó 423%. Y el otro (escenario naranja) la inflación del mismo año anualizó 512%

    Escenario medio (Escenario gris), el mas probable según mis cálculos. En el cual la inflación 2016 alcanzó 618%.

    Escenarios pesimistas. También tengo tengo dos, el primero (Escenario amarillo) con una inflación de 743%, y el ultimo y más extremo (Escenario verde), con una inflación anual de 891%.

    (Los colores son referenciales para la gráfica)

    Cuento también con información cierta (no es proyección) sobre las variaciones porcentuales de los incrementos del salario mínimo. Durante 2016 el gobierno aumentó el salario en cuarto oportunidades: En marzo 20%, en mayo 30%, en setiembre 50% y en noviembre 20%. Anualizando intra-anualmente una variación de 281%.

    Aclaro que todas estas series tienen como momento base el primero de enero de 2016.

    Como se puede observar, en función de las hipótesis de comportamiento de la inflación, los incrementos salariales no alcanzarían al mas optimista de los escenarios (Escenario rojo).

    En otras palabras, solo pudiera hablarse de incremento real del salario mínimo en el 2016, si la inflación acumulada anual fuera menor de 280%.

    Veámoslo gráficamente.

    Click para ampliar

    Como puede observarse, la serie de salario mínimo (línea azul), no alcanza a ninguno de los escenarios hipotéticos de comportamiento de la inflación. Solo habría aumento real del salario mínimo si la línea azul se llegara a colocar por encima de las líneas punteadas.

    Más aún, mientras avanza el año la distancia entre la supuesta inflación y el salario mínimo se va incrementando, abriéndose una brecha que representa la perdida del poder adquisitivo que experimentan las familias.

    En conclusión, de cumplirse los supuestos de comportamiento de la inflación acá planteados, el salario mínimo real habría disminuido durante 2016. (como lo saben muchos sin tanta parafernalia). En el más favorables de los escenarios (el rojo), los ciudadanos para diciembre habríamos perdido el 57% del poder de compra que teníamos en enero de 2016, a pesar de los cuatro aumentos decretados.

    ------

    * La econometría es de este servidor


    No hay comentarios.:

    Publicar un comentario


    Lo + de la semana

    Lo + del mes

    Lo + del año