• Mi blog...

    martes, enero 30, 2018

    Cómo eliminar el control cambiario en Venezuela

    La necesaria liberación del tipo de cambio en Venezuela enfrenta un enorme obstáculo: su costo político. Es que una medida de tal magnitud, en una economía tan deteriorada, tendría un impacto enorme en toda la estructura, pero especialmente en las economías domésticas (las de los votantes o las de los protestantes), lo suficiente como para poner en peligro la estabilidad de cualquier gobierno.

    1. PROLEGOMENOS

    Como es sabido, el actual gobierno tiene una vocación enorme (casi existencial) por eternizarse en el poder, por tanto le resulta imposible asumir este elevado sacrificio (a fin de cuenta, pareciera que el poder le importa más que el país mismo). Pero también, un eventual gobierno de oposición tendría que enfrentar esas circunstancias (incluso pagar las culpas ajenas), lo cual amenazaría su continuidad (y posiblemente aceleraría retorno de los chavistas al poder).

    Planteado esto, solo quedaría por concluir que no es factible tal medida.

    Sin embargo, si se sacrifica la “inmediatez” y la medida se adopta de manera racional, progresiva y consistente es posible que este costo político se prorratee en el tiempo, y se logren minimizar sus efectos (es imposible eliminarlos, asúmase de una vez).

    Nuestro régimen cambiario adolece de múltiples defectos, en su mayoría de justificación, diseño y aplicación.

    En cuanto a la justificación, está es inexplicablemente incoherente. Se ha dicho que el control cambiario impide la fuga de divisas, sin embargo para el año 2008 las reservas internacionales superaban con creces los 38.000 millones de dólares, y para el momento de escribir estas imprecisiones apenas superan los 9.000 millones de dólares. Una caida escandalosa de 23.000 millones de dólares en menos de 9 años, todo bajo control cambiario vigente.

    Por otro lado, también se ha dicho que el control cambiario sirve para contrarrestar la inflación (¡vaya disparate!), otra mentira fácilmente desmontable. Solo hace falta saber que durante los últimos 5 años Venezuela, no solo ha tenido los mayores niveles de inflación de su historia, sino que en ese periodo han sido los más altos a nivel mundial, todos alcanzados con el actual esquema cambiario.

    CONCLUSIÓN: No se justifica el control cambiario.

    En cuanto su diseño y aplicación, el control cambiario presenta:

    Diferencialidad, es decir coexistencia de dos o más tipos cambiarios, uno más bajo (preferencial) que el otro (DIPRO 10Bs/$ y DICOM 11.300Bs/$). Esto genera la posibilidad de especular comprando al tipo de cambio más bajo y vendiendo al más alto (produciéndose lo que llamamos estraperlo cambiario). Si a esto le añadimos el dólar paralelo, es decir aquel que escapa a los controles, el factor especulativo resultaría mucho mayor. Evidentemente estas operaciones hipotéticas no son legales. Como lo señalan múltiples autores, los esquemas cambiarios diferenciales se caracterizan por tener “tendencia a la corrupción”.

    Falta de competitividad. El control cambiario no tiene posibilidad alguna de “derrotar” al dólar paralelo (discúlpenme por usar términos militaristas). Esto obedece a que, en principio, (casi toda) la oferta de divisas se traslada al mercado que tenga el precio más alto. Veámonoslo con un ejemplo, si a un venezolano le envían 10 dólares y los vendiera (hoy) bajo el esquema DICOM, obtendría 113.000 bolívares; pero si lo vendiera fuera de ese esquema, en el mercado paralelo, obtendría  2.500.000 bolívares. ¿Dónde lo vendería usted?.

    Por el lado de la demanda de divisas, evidentemente la ventaja la lleva el dólar DICOM, ya que es más barato (allí es donde quieren estar los demandantes); pero como no hay oferta en ese mercado (adolece de “escasez”), los demandantes, sin más opciones, terminan recurriendo al mercado paralelo.

    Adicionalmente, el mercado oficial opera bajo un esquema de alta incomodidad (trámites muy engorrosos).

    Arbitrariedad. El misterio rodea la determinación de los tipos de cambio en el esquema oficial, no existe transparencia en la determinación de los precios, por ejemplo, toda subasta tiene tendencia al alza en los precios de bienes de alta demanda (como el dólar), pero en las subastas DICOM, pareciera que solo se determina “a quién se le asigna” y “como se asigna”, pero el "en cuánto", esto parece estar preestablecido sin obedecer a las condiciones naturales del mercado, sino a decisiones de otro orden.

    Falta de equilibrio: Como consecuencia de la arbitrariedad, el precio del dólar no se ajusta a las condiciones de la economía nacional. La caída tan estrepitosa de las reservas internacionales, la caída de los precios del petróleo o el incremento exorbitante de las importaciones, por solo mostrar algunos ejemplos, debieron causar devaluación del bolívar. Sin esta devaluación "oficial" de la moneda domestica ante estos fenómenos, se acumulan presiones macroeconómicas que paulatinamente van a complicar la situación de crisis. Los ajustes automáticos (libres) en el mercado cambiario pueden drenar parte de esas presiones.

    2. EL PLAN


    A continuación presento un plan, creado como un ejercicio de reflexión creativa, para eliminar progresivamente el control cambiario, tratando por fases cada uno de los defectos que presenta, con la finalidad de minimizar el costo político que acarrea tal decisión, al punto de hacerlo factible en la realidad.

    Este plan duraría 18 meses de aplicación y dos años posteriores de monitoreo y control hasta que se logre alcanzar el equilibrio en el mercado.

    PLAN DE LIBERACIÓN PROGRESIVA DEL TIPO DE CAMBIO

    ELIMINANDO LA DIFERENCIALIDAD

    1. Eliminar el dólar DIPRO (10Bs/$).
    No tiene utilidad práctica. Sus efectos económicos y sociales son nulos, no ha podido frenar incremento de precios de alimentos y medicinas; pero principalmente como segundo tipo de cambio o tipo preferencial (de valor más bajo) es la base del sistema de cambiario diferencial que actualmente existe en Venezuela (si, igual que el antiguo RECADI). Con su eliminación desaparecería la condición de diferencialidad y sus efectos no deseados (estraperlo cambiario).

    GANANDO COMPETITIVADAD

    2. Establecer durante un año el sistema DICOM, combinando las subastas (como están establecidas ahora) con devaluaciones controladas establecidas en el precio mínimo inicial de la subasta (modificación), con ajustes bimestrales, apoyándose en la banca y las casas de cambio privadas.

    Dicho piso iniciaría en 11.300Bs/$ y evolucionaría, con los cambios bimestrales hasta alcanzar un valor superior a los 200.000Bs/$ (en un año).

    El incremento progresivo del DICOM marcaría un punto de quiebre en el dólar paralelo, el cual vería frenado sus incrementos. Lo anterior obedecería a que al ir aumentando el precio del DICOM una parte importante de la oferta de divisas se trasladaría al mercado oficial (por aplicación de la ley de la oferta; a mayor precio mayores serían las cantidades ofrecidas en el DICOM). Con la demanda no habría problemas porque el precio más bajo del dólar DICOM asegura una mayor demanda que la del paralelo.

    Como adicional, el tipo de cambio implícito tendría a una reducción leve pero constante debido que al irse incrementado la oferta de divisas en el DICOM se liberaría al BCV de la función monopólica de satisfacer la demanda "oficial" de divisas. Eso solo sería posible si durante ese año se dieran las siguientes condiciones:

    a) Disciplina monetaria, no mas emisión de dinero inorgánico.

    b) No más endeudamiento externo público.

    c) Sustitución de importaciones por producción nacional.

    NOTA ACLARATORIA: El tipo de cambio implícito es el obtenido de dividir la liquidez (M2) entre las reservas internacionales, esto nos permite aproximarnos al valor teórico del dólar (es como si tomaramos todos los bolivares emitidos para comprar todos los dolares que hay en reservas, resultando en un precio aproximado al del mercado si no existieran otras distorsiones). Lo importante de este "indicador" teórico es que se constituye en un atractor del tipo de cambio real de mercado, el cual orbitaría en torno al implicito.

    ELIMINANDO LA ARBITRARIEDAD

    3. Implementar un sistema de "crawling peg" o minidevaluaciones por seis meses (cumplida la fase de un año de DICOM).

    Esto con el objeto de aumentar la velocidad de sinceraración del tipo de cambio oficial aproximándolo aún más al dólar paralelo, la intención es ubicarlo lo suficientemente cerca para facilitar la unificación definitiva.

    Además se desmontan los trámites complejos (engorrosos) del sistema de subastas que terminan afectando la efectividad del mercado cambiario.

    Este régimen de minidevaluaciones funcionaría permitiendo la libre fluctuación del tipo de cambio según la oferta y demanda de divisas durante un periodo muy corto, el cual luego se mantendría fijo por otro periodo también corto (posiblemente se tratarían de ajustes semanales). A diferencia del régimen de subasta, este tipo de cambio (de esta fase) no sería determinado arbitrariamente por las autoridades cambiarias, sino por la banca y las casas de cambio privadas. La eliminación de la arbitrariedad sería un avance importante para llegar a un verdadero tipo de cambio de equilibrio.

    Para el final de esta fase (este semestre), se habría cumplido el añorado deseo del gobierno de "derrotar" al dólar paralelo. Lo que tanto intentó vía decretos se alcanzaría en 18 meses con medidas de inteligencia de mercado. Derrotar al dólar paralelo significa transformarlo en el tipo de cambio de equilibrio en el mercado (que es distinto al dólar paralelo el cual se "infla" debido a los efectos restrictivos de los controles). Si quitan los controles de parecerá su némesis: el paralelo. El paralelismo requiere de la existencia de dos o mas elementos).

    ALCANZANDO EL EQUILIBRIO

    4. Liberación definitiva del tipo de cambio (FIN DEL PLAN), solo quedaría esperar los efectos de acomodo del mercado.

    Ejecutado todo lo anterior, se procedería a la liberación (y unificación real) del tipo de cambio.

    Tendríamos al fin, un tipo de cambio único y libre.

    Sería muy probable que en los primeros meses se experimente una brutal devaluación del bolívar, superando, incluso la tendencia que actualmente marca el tipo de cambio paralelo (que para entonces habría desaparecido).

    Durante ese periodo, el BCV, pudiera tener una modesta participación de cierto control mediante “flotación sucia”, para minimizar las maxidevaluaciones.

    Transcurrido el impacto inicial, que por cierto sería el mas difícil, el tipo de cambio comenzaría un movimiento oscilatorio, atraído por el tipo de cambio implícito caracterizado por una frecuencia indeterminada y una longitud de onda decreciente, con tendencia a normalizarse en el tiempo (aproximadamente dos años).

    Tras esto, el mercado cambiario recuperaría condiciones reales de equilibrio en un esquema libre, si esto viene acompañado de las tres condiciones señaladas en el punto 2, fácilmente pudiéramos esperar un tipo de cambio entre los 10.000Bs/$ y 30.000Bs/$. (a bolívares actuales).

    Por supuesto que estas propuestas quedan a nivel de ensayo, sin intenciones de ser otra cosa.

    El plan en gráficas... 



    Sin embargo las marcadas diferencias entre los valores oficiales y el paralelo no permiten apreciar bien los detalles, por lo que se optó por usar una escala logarítmica base 10, en vez de la simple escala proporcional. El gráfico siguiente es exactamente el mismo de arriba, (con esa variante en el eje "Y")


    Este comienzaría con la desaparición de DIPRO. Luego con la fase DICOM incremental (línea verde) que provocaría un quiebre del paralelo (línea naranja) por debajo de su tendencia (linea puntuada azul) y leve decrecimiento del implícito (linea morada). Sigue la fase de minidevaluaciones (linea colorada) en la cual se acercarían el oficial y el paralelo hasta que se pueda dar la liberación del dólar (área azul clara). De allí en adelante, el dólar libre comenzaría su periodo de ajuste progresivo. Se prevee, inclusive, una maxidelaución  inicial que luego se iría, poco a poco, equilibrando (ondas azules).

    No hay comentarios.:

    Publicar un comentario


    Lo + de la semana

    Lo + del mes

    Lo + del año